spot_img
jueves, mayo 30, 2024
InicioMaternidad¿Por qué un médico se niega a cobrarme, a pesar de ser...

¿Por qué un médico se niega a cobrarme, a pesar de ser mujer?

-

Soy internista. Me especializo en medicina interna, o como me gusta decir, «el cuerpo humano como un todo».

En mi línea de trabajo, veo pacientes de todas las edades y géneros, y por ello, mi conocimiento de la anatomía femenina es extenso.

Mi género no ha sido un problema hasta el año pasado, cuando empecé a notar un patrón de pacientes que venían a mi consulta y se enfadaban cuando descubrían que era mujer.

Mientras que algunas mujeres argumentan que se relacionan mejor con médicos de sexo femenino, otras creen que ser mujer les da ventaja en el trato con pacientes masculinos.

No cabe duda de que el género influye mucho en la percepción que la gente tiene de los médicos. Cuando se les pregunta por sus experiencias, las mujeres suelen responder que sus médicos son groseros y condescendientes porque son mujeres.

Algunas dijeron que se sentían juzgadas por ser madres jóvenes que habían buscado ayuda de especialistas insensibles a sus necesidades

Soy internista. Me especializo en medicina interna, o como me gusta decir, «el cuerpo humano como un todo». En mi línea de trabajo, veo pacientes de todas las edades y sexos, y debido a esto, mi conocimiento de la anatomía femenina es extenso.

Los internistas son médicos especializados en medicina interna. Los internistas tratan todo tipo de enfermedades y afecciones que afectan a los órganos internos del cuerpo, como los pulmones, el corazón, el hígado y los riñones.

También diagnostican enfermedades que afectan a otras partes del cuerpo, como los músculos y los huesos.

Además de tratar a adultos (a partir de 18 años), los internistas suelen atender a niños y bebés con problemas de salud comunes como resfriados, tos, infecciones de oído, dolor de garganta, fiebre, erupciones cutáneas, urticaria o alergias cutáneas como reacciones a la hiedra venenosa o al roble venenoso.

Mi género no ha sido un problema hasta el último año, cuando empecé a notar el patrón en el que los pacientes entraban en mi consulta y se enfadaban cuando descubrían que yo era mujer.

Mi sexo no ha sido un problema hasta el año pasado, cuando empecé a notar que los pacientes que acudían a mi consulta se enfadaban cuando descubrían que era mujer.

Esto no se debe a mis cualificaciones o experiencia; de hecho, mi sexo no tiene nada que ver con mi calidad como médico.

De hecho, muchos estudios demuestran que las mujeres somos mejores médicos que los hombres porque escuchamos mejor y dedicamos más tiempo a nuestros pacientes (Schwartz & Lehman 2004).

Mientras algunas mujeres sostienen que se relacionan mejor con las médicas, otras creen que el hecho de ser mujer les da ventaja a la hora de tratar con pacientes masculinos.

Mientras que algunas mujeres sostienen que se relacionan mejor con médicos de sexo femenino, otras creen que ser mujer les da una ventaja cuando tratan con pacientes varones.

Por ejemplo, en un estudio publicado en el Journal of Family Practice en 2000, los investigadores descubrieron que era más probable que los pacientes siguieran las recomendaciones de su médico si sentían que éste era empático y sensible a sus necesidades.

El mismo estudio también demostró que las médicas eran menos propensas que los médicos a juzgar a los pacientes basándose en estereotipos de género; en lugar de asumir que todos los hombres deben ser fuertes o silenciosos y que no necesitan mucha ayuda para tomar decisiones sobre su salud (o cualquier otra cosa), estas mujeres eran más propensas a ver las diferencias individuales entre cada paciente y, por tanto, a adaptar los planes de tratamiento en consecuencia.

Por último, muchas mujeres afirman ser tratadas con respeto por otras mujeres; aunque esto no siempre es cierto en todos los casos (como le dirá cualquier mujer a la que le hayan llamado la atención mientras caminaba por la calle), parece que algunas personas se tratan de forma diferente según se trate de hombres o de mujeres… ¡lo que significa que aquí podría estar ocurriendo algo positivo!

No hay duda de que el género influye mucho en la percepción que la gente tiene de los médicos.

La realidad es que el género influye mucho en la percepción que la gente tiene de los médicos.

Los prejuicios sexistas son un fenómeno real y afectan a todos los aspectos de nuestras vidas, incluida la medicina.

Además de ser mujer, hay otros factores que pueden contribuir a este encuentro: tu médico puede ser joven e inexperto en el tratamiento de pacientes con dolor crónico; puede tener menos experiencia con mujeres que con hombres (o viceversa); puede haber tenido experiencias negativas con pacientes femeninas en el pasado; puede percibirte como difícil porque haces demasiadas preguntas sobre tu plan de tratamiento; el médico no quiere tratar con otra paciente difícil al final de un largo día…

La lista es interminable.

Cuando se les pregunta por sus experiencias, las mujeres suelen responder que sus médicos son groseros y condescendientes porque son mujeres. Algunas afirmaron sentirse juzgadas por ser madres jóvenes que habían buscado ayuda en especialistas insensibles a sus necesidades.

Cuando se les preguntó por sus experiencias, las mujeres respondieron a menudo que sus médicos eran groseros y condescendientes porque eran mujeres.

Algunas dijeron que se sentían juzgadas por ser madres jóvenes que habían buscado ayuda de especialistas insensibles a sus necesidades.

Las mujeres también afirmaron sentirse desestimadas por los médicos varones cuando intentaban hablar con ellos de cuestiones personales o hacer preguntas sobre su atención.

Además, muchas pacientes dijeron haber experimentado una falta de empatía por parte de los médicos varones al tratar problemas ginecológicos como la endometriosis o los fibromas, que pueden ser dolorosos pero no son enfermedades potencialmente mortales (véase el recuadro).

Conclusion

Como mujer, no me sorprenden los resultados de este estudio.

De hecho, confirma lo que he visto en mi propia consulta durante el último año: las mujeres a menudo sienten que su género es un problema cuando se trata de ser tratadas por médicos varones.

Mientras que algunas mujeres argumentan que se relacionan mejor con médicos del sexo femenino, otras creen que el hecho de ser mujer les da una ventaja a la hora de tratar con pacientes masculinos que, de otro modo, podrían ser condescendientes o groseros porque las ven débiles o vulnerables debido a su identidad de género.»

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ultimas noticias