spot_img
jueves, mayo 30, 2024
InicioMaternidad¿Por qué se produce un embarazo?

¿Por qué se produce un embarazo?

-

Hace poco hablaba con una amiga que está embarazada y me dijo: «¿Por qué se quedan embarazadas las mujeres? Es tanto esfuerzo y tanto trabajo».

Y yo pensé: no es tanto trabajo. Hay muchas cosas que puedes hacer cuando estás embarazada que, en realidad, son bastante agradables si te relajas en ellas en lugar de luchar contra ellas todo el tiempo. Por ejemplo, si tu cuerpo quiere comer por la noche o justo antes de acostarse, ¡deja que coma por la noche o justo antes de acostarse!

De este modo, todos esos nutrientes irán directamente a hacer que tu bebé crezca grande y fuerte dentro de tu vientre, sin diluirse en otros alimentos durante el día, cuando los necesita menos.

Cuando naciste, y durante toda tu infancia, fuiste alimentado y cuidado.

Cuando eras un bebé, te alimentaban y te cuidaban. Tus padres decidían cuándo alimentarte, cuánto alimentarte y cuándo cambiarte los pañales.

No sabías cómo lo hacían; en aquel momento era un hecho que otra persona tenía el control sobre esas cosas.

No tenías nada que decir sobre cómo lo hacían; sus decisiones eran definitivas y no había nada más que hacer al respecto.

Si tenías hambre, había comida. Si estabas cansado, dormías. No tenías que preocuparte de nada más que de jugar con tus juguetes o ver la tele.

Sin embargo, cuando te convertiste en padre, te diste cuenta de que las cosas ya no eran tan sencillas.

Tenías que preocuparte de si tu hijo comería suficiente verdura y fruta cada día, de si haría suficiente ejercicio y respiraría aire fresco, de si saldría al aire libre en invierno.

Te preocupaba su salud y su seguridad, porque aún no podía salir solo y no sabía desenvolverse sin la ayuda de adultos como tú.

No fue hasta más tarde en la vida que empezamos a cuestionar por qué esto era tan común en todas las sociedades de la Tierra: ¿Por qué una persona tiene autoridad sobre otra? ¿Por qué unos deciden lo que pasa y otros no?

No prestabas atención a cómo lo hacían tus padres.

No prestabas atención a cómo lo hacían tus padres.

Eras demasiado joven para entenderlo.

Estabas demasiado ocupado jugando con tus amigos, estudiando para los exámenes, viendo la tele y haciendo los deberes.

O puede que estuvieras demasiado inmerso en videojuegos u otras actividades que hoy en día ocupan la mayor parte de nuestro tiempo.

Pero ahora eres mayor y es hora de prestar atención.

Es hora de ver lo que ocurre en el mundo que te rodea.

Tienes que preguntarte: ¿Por qué unas personas tienen poder sobre otras? ¿Por qué unos son ricos y otros pobres? ¿Por qué unos cobran más que otros por hacer el mismo trabajo, o por qué un jefe decide lo que hacen los demás en el trabajo?

No tenías ni voz ni voto. Ellos decidían cuándo comías, dormías, ibas al baño, etc.

No tenías ni voz ni voto.

Ellos decidían cuándo comías, cuándo dormías, cuándo ibas al baño, etcétera.

Tú no tenías nada que decir. Ellos decidían cuándo comías, cuándo dormías, cuándo ibas al baño, etc.

Ellos decidían cuándo comías, cuándo dormías, cuándo ibas al baño, etcétera.

Eras un niño y ellos eran tus padres: tenías que hacer lo que te dijeran.

Hay cosas que los niños no pueden decidir por sí mismos: qué ropa ponerse, quiénes serán sus amigos (o si los tendrán), dónde ir después del colegio o en vacaciones… y la lista es interminable.

Pero en la edad adulta es distinto: ahora podemos elegir sobre todos los aspectos de nuestra vida, decidir con quién nos casamos o si queremos tener hijos.

Tenemos un sentido innato de lo que es importante para nosotros y lo hacemos sin pensar en ello.

Tenemos un sentido innato de lo que es importante para nosotros y lo hacemos sin pensar en ello.

No nacemos con un sentido de lo que es importante para nosotros, lo aprendemos.

Nacemos con un sentido de lo que es importante para nosotros, lo aprendemos.

Conclusion

Naciste, te alimentaron y te cuidaron.

No prestaste atención a cómo lo hacían tus padres. No tenías ni voz ni voto. Ellos decidían cuándo comías, cuándo dormías, cuándo ibas al baño, etc.

Puedes pensar que eres una persona diferente a tus padres, pero no es así. Tienes sus genes y ellos también tenían los de sus padres.

Naciste con un determinado conjunto de instrucciones en tu ADN, lo que significa que naciste con los mismos instintos básicos que todos los demás.

No tienes que aprender lo que es importante para ti; ya lo sabes. Naces con un sentido de lo que es importante para ti, nosotros lo aprendemos.

Vivimos en un mundo en el que nos enseñan que lo que los demás piensan de nosotros es más importante que nuestra propia opinión de nosotros mismos. Esto es un error y conduce a una baja autoestima y a problemas de autovaloración.

 

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ultimas noticias