spot_img
jueves, mayo 30, 2024
InicioCrianza y Niños¿Qué pueden hacer los padres para evitar que sus hijos se malcríen?

¿Qué pueden hacer los padres para evitar que sus hijos se malcríen?

-

Si alguna vez se ha preguntado: «¿Soy un niño mimado?», quizá le interese seguir leyendo. Es importante recordar que ser demasiado mimado de niño no significa necesariamente que te convertirás en un adulto con derechos y carente de responsabilidad.

Sin embargo, puede ser una señal de problemas si los padres son demasiado indulgentes sin pensar en los efectos a largo plazo de sus acciones.

Si tus padres han intentado mimarte de alguna manera (y siguen haciéndolo ahora), sigue leyendo para saber cómo afrontar este problema de adulto y cómo puede afectar a tu salud mental más adelante.

Los niños mimados tienden a tener un sentido del derecho.

Los niños mimados tienden a tener un sentido del derecho.

Creen que se lo merecen todo, así que si no les das lo que quieren, se sentirán decepcionados o enfadados.

Los niños mimados esperan conseguir lo que quieren y pueden sentirse con derecho a hacer las cosas a su manera porque «es mi vida».

Los niños mimados también pueden sentirse con derecho a que los demás hagan cosas por ellos, como limpiar lo que ensucian o atender sus necesidades (como preparar la cena).

A los niños mimados se les suele dar todo lo que quieren.

Es fácil entender por qué los padres quieren que sus hijos tengan todo lo que necesitan o desean. Pero si le das a tu hijo todo lo que quiere, será difícil que aprenda a tomar decisiones, a responsabilizarse de sus actos y a sufrir las consecuencias de sus errores.

Además, si usted compra constantemente juguetes y ropa a sus hijos cada vez que tiene ocasión (o incluso sólo les da una paga), pueden acostumbrarse a que el dinero caiga en sus manos cada vez que quieren algo nuevo, una actitud peligrosa hacia las finanzas que puede llevarles por el camino del gasto irresponsable más adelante en la vida.

La indulgencia excesiva puede llevar a una falta de responsabilidad.

La indulgencia excesiva puede conducir a una falta de responsabilidad. Los niños mimados pueden no aprender a responsabilizarse de sus actos y no sentirse culpables cuando hacen algo mal.

Puede que no aprendan a responsabilizarse de sus propios errores, ni siquiera a reconocerlos como tales.

También es posible que no desarrollen el sentido de la responsabilidad personal, es decir, la capacidad de actuar de acuerdo con sus propios valores y objetivos en la vida, en lugar de los impuestos por los demás o por la sociedad en general (o por ambos).

Como resultado, los niños malcriados pueden volverse dependientes de la aprobación y los elogios de los demás para sentirse bien consigo mismos; pueden tener miedo de que ser menos que perfectos haga que la gente les quiera menos de lo que ya les quieren.

Los niños mimados tienden a no preocuparse por los sentimientos de los demás.

Los niños mimados tienden a no preocuparse por los sentimientos de los demás. A menudo esperan que sus padres o cuidadores les den las cosas que quieren, aunque eso signifique que otra persona no reciba algo que necesita.

Por ejemplo, un niño malcriado puede pedir un juguete nuevo por Navidad y luego negarse a jugar con él porque ya tiene demasiados juguetes.

En este caso, el niño mimado se centra en lo que quiere en ese momento en lugar de pensar en cómo su comportamiento puede afectar a su hermano o hermana que no ha recibido nada especial por Navidad (o en cualquier otro momento).

Los niños mimados también pueden tener dificultades para empatizar con el dolor y el sufrimiento de los demás: sus propias necesidades están siempre en primer plano.

Esto puede llevarles a tomar decisiones equivocadas porque no tienen en cuenta cómo pueden afectar a otra persona; en lugar de probar diferentes soluciones hasta que una funcione mejor (como haría una persona empática), los niños malcriados siguen haciendo lo que funcionó la última vez sin cuestionarse si puede haber mejores formas disponibles ahora.»

Los niños mimados pueden no aprender a enfrentarse a la resolución de conflictos o a las relaciones sanas.

Los niños mimados pueden no aprender a enfrentarse a la resolución de conflictos ni a las relaciones sanas.

Los niños mimados pueden no ser capaces de afrontar la resolución de conflictos ni las relaciones sanas.

Puede que no sean capaces de afrontar el rechazo, el estrés u otras situaciones difíciles porque nunca se les ha enseñado a enfrentarse a ellas de forma productiva.

Los niños mimados pueden convertirse en adultos con derechos que no aprenden a ser responsables de sus propias vidas y elecciones.

Los niños mimados están acostumbrados a que todo se haga por ellos. No aprenden a ser responsables de sus propias vidas y elecciones, por lo que pueden tener dificultades cuando sean adultos.

Los adultos mimados tienen un sentido del derecho que puede llevarles a esperar un trato especial o privilegios que otros no reciben.

Esto puede dificultar que establezcan relaciones significativas con los demás, porque sienten que la gente les debe algo sólo porque existen (o por algo más).

Ser un niño demasiado mimado no es un buen augurio para la vida adulta, e incluso puede llevar a la depresión cuando se es adulto.

Ser un niño demasiado mimado no es un buen augurio para la vida adulta, e incluso puede llevar a la depresión de adulto.

Los niños mimados pueden no aprender a resolver conflictos ni a mantener relaciones sanas. Los niños mimados pueden convertirse en adultos con derechos que no aprenden a ser responsables de sus propias vidas y elecciones.

Los niños mimados pueden no aprender a cuidar de sí mismos siendo independientes y autosuficientes (por ejemplo, cocinando).

Es importante que los padres entiendan la diferencia entre ser «travieso» y «malcriar» a sus hijos para que no crezcan con problemas de derechos en el futuro.

Conclusion

En resumen, es importante entender que ser un niño demasiado mimado no es un buen augurio para la vida adulta. Los niños mimados pueden convertirse en adultos con derechos que no aprenden a ser responsables de sus propias vidas y elecciones.

La indulgencia excesiva puede conducir a una falta de responsabilidad, que puede provocar depresión en la edad adulta si no se trata.

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ultimas noticias