spot_img
jueves, mayo 30, 2024
InicioAnimales¿Siguen en peligro los gorilas?

¿Siguen en peligro los gorilas?

-

Los gorilas de montaña están catalogados como «en peligro» por la Unión Mundial para la Naturaleza desde la década de 1970.

Esto significa que corren el riesgo de extinguirse porque los humanos han alterado su hábitat y han provocado que cada vez estén más aislados unos de otros.

Sin embargo, a pesar de estos problemas, los científicos creen que los esfuerzos de conservación han ayudado a aumentar ligeramente su número en 2012 (hasta 1.004 individuos).

Los gorilas de montaña están catalogados como «en peligro» por la Unión Mundial para la Naturaleza desde la década de 1970.

El gorila de montaña está considerado «en peligro» por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), debido al descenso de su población en un 80% desde 1980.

De hecho, están catalogados como «en peligro crítico» desde 1996 y sólo recientemente han pasado a «en peligro».

Sin embargo, es importante señalar que, aunque la UICN no considera que todas las especies estén en peligro de extinción en este momento, sí reconoce que muchas están amenazadas de extinción en un futuro próximo si no se toman ahora medidas para protegerlas de amenazas como la caza furtiva o la pérdida de hábitat debida al cambio climático.

Hace casi cien años, la gente los cazaba por su carne y sus pieles.

El gorila de montaña es una especie en peligro crítico. Esto significa que corre un alto riesgo de extinguirse.

En el pasado, la gente cazaba gorilas por su carne y su piel.

También los cazaban porque pensaban que eran peligrosos, ¡no sabían lo mansos que eran en realidad!

Como resultado de estas prácticas de caza, hoy en día sólo quedan unos 1.000 gorilas de montaña en libertad (y aún menos si contamos el número más reducido de gorilas de montaña que viven en zoológicos).

Hoy en día, los humanos no utilizan a los gorilas para otra cosa que no sea la investigación y el turismo.

Hoy en día, los humanos no utilizan a los gorilas para otra cosa que no sea la investigación y el turismo.

Antes de la década de 1970, los gorilas se cazaban por su carne y su piel. Sin embargo, esto ya no se hace porque es ilegal matar a cualquier especie en peligro de extinción en Ruanda y el Congo.

Los gorilas también se han tenido como mascotas en ocasiones, pero esta práctica ha cesado, ya que son demasiado grandes para que un propietario que viva en una casa o un edificio de apartamentos que no disponga de un patio exterior o un espacio de jaula donde el animal pueda moverse libremente pueda tenerlos en un lugar seguro dentro de casa (por ejemplo: véase la imagen de abajo).

En las últimas décadas, las poblaciones de gorilas de montaña han disminuido debido a la pérdida de hábitat y a la transmisión de enfermedades por parte de los humanos.

En las últimas décadas, las poblaciones de gorilas de montaña han disminuido debido a la pérdida de hábitat y a la transmisión de enfermedades por el hombre.

La pérdida de hábitat se debe a la deforestación con fines agrícolas, mientras que la transmisión humana de enfermedades amenaza a los gorilas por el contacto con personas y otros primates.

La caza excesiva también supone una amenaza para los gorilas de montaña porque se cazan tanto por su carne como por sus trofeos (las cabezas). La práctica de la caza de trofeos está prohibida en Ruanda desde 2010, pero sigue siendo legal en la República Democrática del Congo (RDC), que comparte fronteras con ambos países.

Además de estas amenazas de origen humano que pueden afectar directamente a la supervivencia de los gorilas de montaña, existen amenazas indirectas asociadas a la fragmentación del hábitat causada por las carreteras madereras o las explotaciones mineras que crean barreras entre los grupos de animales

Los científicos creen que este declive se debe a las actividades humanas en su hábitat.

Se cree que la principal razón del descenso del número de gorilas son las actividades humanas en su hábitat. Estas actividades incluyen la deforestación y la tala, que destruyen su hábitat natural, así como la caza furtiva y el comercio de carne de animales silvestres (la caza ilegal de animales para alimentarse).

Además, los humanos transmiten enfermedades como el virus del Ébola a los gorilas de montaña cuando entran en contacto con ellos mientras cazan o trabajan en las zonas boscosas donde viven estos primates.

Creen que las actividades humanas están perturbando el entorno de los gorilas, lo que les dificulta encontrar comida y agua, así como aparearse entre ellos pacíficamente.

Una de las mayores amenazas para los gorilas son las actividades humanas. Los gorilas de montaña son muy sensibles a la actividad humana y los humanos les molestan con facilidad.

Si un gorila te ve o te oye, lo más probable es que huya de la zona lo antes posible. Esto significa que podrían volverse dependientes de las fuentes de alimento que han estado utilizando los humanos, lo que los hará más vulnerables a enfermedades como la enfermedad por el virus del Ébola (EVE).

La otra gran amenaza es la caza furtiva -la caza ilegal de animales para obtener su carne o piel- y la destrucción del hábitat causada por la deforestación con fines madereros o la conversión de tierras agrícolas en campos para cultivos como granos de café u hojas de té.

La población de gorilas de montaña se redujo en un 80% entre 1980 y 2003 (de 4.000 individuos a menos de 800).

La población de gorilas de montaña disminuyó un 80% entre 1980 y 2003 (de 4.000 individuos a menos de 800).

Aunque las cifras están aumentando de nuevo, siguen por debajo de los 1.000 individuos. Debido a este drástico descenso en las últimas décadas, los gorilas de montaña siguen considerándose en peligro de extinción.

Dicho esto, hay buenas noticias para estos grandes simios: en 2002, los bosques de bambú de Ruanda fueron designados zona protegida para ellos, el primer parque nacional dedicado específicamente a los gorilas de montaña fuera del Congo.

Esta medida ha contribuido a su recuperación en la última década; sin embargo, debemos seguir esforzándonos si queremos que las generaciones futuras de estos primates sigan a salvo de las amenazas de la caza furtiva y otras actividades humanas que ponen en peligro su existencia en esta región de África.

Desde entonces, los esfuerzos de conservación han ayudado a aumentar ligeramente su número en 2012 (hasta 1.004 individuos).

Desde entonces, los esfuerzos de conservación han ayudado a aumentar ligeramente su número en 2012 (hasta 1.004 individuos).

Sin embargo, la población de gorilas de montaña sigue disminuyendo y no aumenta lo suficientemente rápido como para considerarla estable.

La principal amenaza a la que se enfrentan estos primates es la pérdida de hábitat debido a la deforestación provocada por el hombre.

Otros factores son la transmisión de enfermedades por el hombre u otros animales, la caza furtiva para obtener carne de animales silvestres o trofeos y los conflictos con los humanos que viven cerca de las zonas protegidas donde residen los gorilas.

Conclusion

A pesar de la disminución de su número, los gorilas de montaña siguen considerándose una especie vulnerable.

Están protegidos por leyes que impiden cazarlos o destruir su hábitat. Sin embargo, estas leyes no siempre se aplican y aún queda mucho trabajo por hacer antes de que podamos decir que esta especie se ha recuperado realmente de su situación de peligro de extinción.

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ultimas noticias