martes, julio 16, 2024
InicioLifestyle¿Prefieres que te toleren o que te admiren?

¿Prefieres que te toleren o que te admiren?

-

En el mundo moderno, la tolerancia es un comercio.

Aunque creo que es estupendo ser tolerante, en el mundo moderno la tolerancia es un trueque.

La tolerancia hacia alguien con un estilo de vida diferente es una virtud o un vicio dependiendo de cómo valores su forma de vida. Depende de nosotros, como individuos, decidir si la tolerancia debe considerarse una virtud o no.

Sí, quiero.

Pues sí.

En un mundo en el que cada vez se reconoce más el valor de otros estilos de vida y culturas, la tolerancia es un intercambio.

Es un intercambio en el que renuncias a algo (tus creencias) para recibir otra cosa (el derecho a ser diferente).

A primera vista puede parecer un trato justo, pero ¿qué ocurre cuando una de las partes no cumple su parte del trato?

Si alguien decide que ya no quiere tolerar tu estilo de vida, ¿puede recuperar lo que ha cedido? La respuesta es no: una vez que la tolerancia se convierte en parte de tu vida y de tu identidad como individuo o como sociedad, es imposible que nadie te la quite, a menos que estén dispuestos a hacer todo lo posible para que los demás les vean como personas tolerantes que merecen el reconocimiento por todo lo bueno que ocurre a su alrededor.

Aunque creo que es genial ser tolerante, en el mundo moderno, la tolerancia es un oficio.

Creo que la tolerancia es una virtud.

También creo que es estupendo ser tolerante, pero en el mundo moderno, la tolerancia no es una virtud.

No es más que otro vicio que todos nos hemos acostumbrado a aceptar como parte de nuestra vida cotidiana.

Si vas a vivir en este mundo y a relacionarte con otras personas, no tienes más remedio que tolerarlas o, al menos, hacer todo lo posible por no juzgarlas con demasiada dureza ni excluirlas de tu vida por ser diferentes a ti (o incluso por ser molestas).

La tolerancia ya no es una opción; es obligatoria si quieres tener alguna oportunidad de ser feliz o de triunfar en la vida.

La tolerancia hacia alguien con un estilo de vida diferente es una virtud o un vicio dependiendo de cómo valores su forma de vida.

La tolerancia es una virtud si valoras el modo de vida de la otra persona.

La tolerancia puede ser un vicio si no valoras el modo de vida de esa persona.

Todo depende de cuáles sean tus valores y de cuánto valor concedas a la tolerancia en sí misma.

Depende de nosotros como individuos decidir si la tolerancia debe considerarse una virtud o no.

La tolerancia no es una virtud. Depende de nosotros, como individuos, decidir si la tolerancia debe considerarse una virtud o no.

En mi opinión, la tolerancia no debe considerarse una virtud a menos que el estilo de vida de la otra persona sea bueno para ti y para la sociedad en su conjunto.

Si alguien practica la crueldad hacia los demás o hacia sí mismo, entonces no es digno de tu respeto ni debería merecer ninguna tolerancia por tu parte porque su comportamiento es malo para sí mismo y para los que le rodean.

La tolerancia puede ser una virtud o un vicio, dependiendo de cómo juzguemos el estilo de vida de los demás.

La tolerancia puede ser una virtud o un vicio, dependiendo de cómo juzguemos el estilo de vida de los demás.

La tolerancia es una virtud cuando somos tolerantes con algo que valoramos.

Por ejemplo, si crees que el matrimonio debe ser sólo entre un hombre y una mujer, entonces sería virtuoso que toleraras a los que no están de acuerdo con tus creencias.

Esto significa que, aunque tengan opiniones diferentes a las tuyas, deberían tener los mismos derechos que los demás porque no perjudican a nadie en absoluto (siempre que ambas partes sean adultos que consienten).

Por otro lado, la tolerancia se convierte en vicio cuando permite actividades nocivas como el consumo de drogas o la prostitución, que nunca deberían estar permitidas por la ley debido a sus efectos perjudiciales para la sociedad, así como para las personas implicadas directamente en estas actividades, como los niños que nacen de ellas y que están expuestos en la primera infancia a un retraso en su desarrollo debido a la falta de atención de los padres y de una nutrición adecuada, etc.

Conclusion

La tolerancia es una virtud, pero sólo si valoramos el estilo de vida de los demás.

Ser tolerante con alguien que es diferente de nosotros no significa que tengamos que estar de acuerdo con sus creencias o su estilo de vida.

Sin embargo, sí requiere que los respetemos como seres humanos y reconozcamos su derecho a vivir la vida como mejor les parezca sin interferencias de otros que puedan estar en desacuerdo con la forma en que eligen vivir.

En este sentido, la tolerancia puede considerarse un trueque, porque nos obliga a renunciar a cierto control sobre nuestras propias vidas para dar a los demás libertad en las suyas.

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ultimas noticias